Pep Guardiola: Entrenador, líder y…. Analista?

Que la figura de Pep Guardiola ha marcado a una generación de barcelonistas, no lo discute nadie.

Que ha llegado a cambiar la estrategia y la planificación de muchos clubes europeos, hay muchos que lo creemos.

Pero lo que no sabíamos todavía es que Pep, además, ha llegado a influir en la analítica. O, al menos, en un analista.

Estas son las 6 lecciones aprendidas con las que Pep cambió mi manera de entender la vida, el trabajo, y la analítica.

1. El halago debilita

Algo típico de Pep era hacer de “contrapeso” después de los partidos. Tras las mejores victorias, él siempre remarcaba aquel fallo de la defensa, o ese error táctico de la delantera. Por otro lado, después de derrotas y fracasos, siempre sacaba a relucir los aspectos positivos de sus jugadores. Pep conoce la psicología del fútbol.

Siempre repetía: “El halago debilita“.

La auto-exigencia continua, en cambio, agudiza. Te hace mejor. Cuando eres el segundo, luchas por mejorar. Cuando eres el primero y “has llegado” a tu meta, te relajas. Y en el trabajo de analista, nos ocurre lo mismo. A todos nos encanta dar buenas noticias y compartir los dashboards “verdes”. Pero hemos de recordar que no nos podemos relajar, y como analistas debemos remarcar las áreas de mejora, si más cabe, cuando las cosas van viento en popa.

Y cuando los KPIs vengan rojos, no apuntarnos a la depresión, y dejar espacio para algunas buenas practicas o acciones realizadas que demuestren que el trabajo que se está haciendo va por buen camino. Y siempre, sin excusas.

2. Motivación: “Si ganais, sereis Eternos”

Pep es un Lider. Inspirador. Motivador. Para ello Pep utilizó cualquier herramienta a su alcance: vídeos, charlas…. pero sobre todo…. mensajes. Como la noche de su primera Intercontinental, el 19 de diciembre de 2009. Antes de saltar al campo en Abu Dabi, donde el Barça intentaba lograr su primera copa Intercontinental, Pep le dijo a sus jugadores:

“Si perdemos, continuaremos siendo el mejor equipo del mundo. Si ganamos, seremos eternos”.

La transcendencia de estas palabras se grabó en las mentes y los corazones de los futbolistas. Ante ellos el reto ya no era el Estudiantes de la Plata. No era el fútbol. No era vender camisetas. No era pasar a la historia… muchos futbolistas y equipos logran un puesto en ella. Él les ofreció la eternidad. Y los jugadores, respondieron. Con gol de Messi incluido con el escudo. Pep parecía haber descifrado el código que abre las puertas del Olimpo del fútbol.

De vuelta a la tierra, un analista web no puede existir ni realizar su trabajo por sí sólo. El analista no crea contenido ni campañas por sí sólo.

El analista es un consultor interno, un facilitador. Debe ser un catalizador de experimentación y cambio, y para eso debe lograr que los demás actúen. Debe inspirar y motivar. Alterar el status quo. Cambiar la manera en que se diseña, se escribe, o se hacen las campañas.

No es fácil, pero si algo he aprendido en mis años de analista, es que la gente (por reticente que pueda ser al principio), te va a seguir si ven que tu visión es correcta, y que eres fiel a ella. Y para ello, hay que motivarles. Hay que ayudarles a ser mejores, sin cambiarlos. Hay que ofrecerles triunfos, y participar proyectos en los que se involucren, utilizando, para ello, cualquier herramienta a nuestro alcance. Como Pep.

3. La innovación continua: El 3-7-0

18 de Diciembre de 2011. El Barça se enfrenta a su segunda Intercontinental con Guardiola. Han pasado 3 años. y el Barça se ha convertido en un equipo futbolísticamente honesto y transparente. Es decir… previsible. Esta noche no hay grandes discursos. Esta noche la presión recae sobre el entrenador. Cuando mayor es el reto, y mayor el riesgo, Guardiola decide escribir otra página en la historia del Futbol y sorprende al mundo (literalemente, a todo el mundo) con una alineación jamás vista en más de 130 años de futbol: un 1-3-7-0. Sin delanteros. Para los interesados en conocer la táctica detrás de este cambio, este video es un tesoro.

En la analítica web y en el marketing digital en general, cuesta ver empresas y personas correr riesgos. Nadie hace nada nuevo. Todo el mundo quiere ser el nuevo AirBnB… copiando el diseño de AirBnB. Las infografías de “las 10 cosas que testear en tu carrito” simplemente se copian de sitio web en sitio web sin explorar nuevas estrategias de conversión y… lamentablemente, cuesta encontrar innovación. Lo que funciona para otros no tiene porque funcionarte. Busca tu 3-7-0.

Pep Guardiola Analítica Web

4. Liderazgo

Una vez escuché a Pep en una rueda de prensa decir que un buen entrenador, un buen manager, se adapta a sus jugadores. Pep decía que no se puede tratar a todo el mundo por igual, hay que adaptarse. Hay jugadores (compañeros, empleados, clientes) que necesitan mucha atención, y ser escuchados. Otros necesitan aire, simplemente quieren que les digas qué esperas de ellos, pero sin detalles ni entrar en micromanagement. El rol del entrenador, el rol del jefe, no es cambiar su manera de ser ni hacer que se adapten a él. Su misión es obtener lo mejor de ellos y alinear su trabajo individual a la consecución de los objetivos colectivos.

Esto me marcó especialmente. Y es algo que personalmente he puesto en practica. En mi trato con los compañeros intento adaptar mis maneras, mi tono, hasta el número de emails que envío, a cada tipo de persona con la que trato. Y no intento que se adapten a mí, si no que empiezo con un “cómo te puedo ayudar”.

Pep llevó esta política hasta el extremo en el caso Ibrahimovic, donde demostró que el fail fast es la mejor política. Cuando un jugador antepuso sus objetivos individuales sobre los del equipo tomó una difícil (y costosa) decisión. Prescindir de él. La operación costó millones de euros… pero… ¿cuanto se habría perdido de no tomar la valiente decisión?

Reconocer que uno se ha equivocado cuesta. Enmendarlo, es muy difícil. Que un líder tome la responsabilidad por ello, anecdótico.

5. Valor

Si somos agentes de cambio, catalizadores de acción, los analistas debemos ser valientes. Y Pep me enseñó a ser valiente una noche que jamás olvidaré. Fue la noche del 1 de Mayo. La previa de un Madrid – Barça memorable.

Básicamente el Barça llegaba al Bernabéu a falta de pocos partidos con 4 puntos de ventaja y en medio de semifinales de Champions con el Chelsea de Mourinho. El aficionado culé temía al Madrid (siempre lo habíamos temido) y firmaba un empate que era, en términos de MBA, la zona de confort culé. Para qué arriesgarse a ir a ganar, y salir del Bernabéu a 1 punto? En ese escenario, los fantasmas barcelonistas aparecen y adiós liga. Pues bien, en ese contexto, aparece Pep en sala de prensa y dice:

“La presión la quiero yo. Es nuestra. No me apunto al discurso (expresado por el presidente Joan Laporta) de que no pasa nada. Sí que pasa, y mucho. Debemos tener esta presión. Este sábado es una gran final y las finales se juegan con ambición”

Y añadió:

“Si no ganamos mañana, no merecemos la liga”

A más de uno  casi le da algo. Pep no se conformaba con pasar el partido. Decidió usar ese partido para un fin mayor: acabar con los fantasmas. Enfrentarnos a nuestros peores miedos. Ir al Bernabeu a ganar la liga. Y lo que pasó al dia siguiente… es historia. El Barça ganó por 2 goles a 6.

En analítica y en nuestro trabajo, debemos ser valientes. No debemos conformarnos con un trabajo de bajo nivel en el que enviemos informes y no nos preocupemos de qué se hace con ellos. Si algo he aprendido (otra vez) es que el trabajo del analista no termina en el informe: el analista debe liderar el cambio. Y para cambiar cosas, hace falta mucho valor. Mucho. Pero si la visión es la correcta, y teneos un plan, podemos estar más seguros de que el valor tendrá recompensa. Hay que salir, por mucho que cueste, de nuestra zona de confort.

6. Marcharse a tiempo

Pep dejó el Barça al terminar la temporada 2011/2012. Los motivos oficiales: Se había “vaciado”. Los motivos reales, en mi opinión, la imposibilidad de seguir generando cambio y la falta de confianza de su equipo en él.

El líder, dejó de serlo.

Como analista web, he decidido dejar mi puesto en una empresa en 2 ocasiones. Dos grandísimas empresas llenas de talento y energía. Pero un analista es un agente de cambio. El análisis debe llevar a la acción, si no, es un informe inútil. Nadie ha ganado más clientes o incrementado ventas “sabiendo” algo. Los negocios mejoran actuando sobre las palancas que afectan al funnel: capitación, conversión, retención y recomendación. Todo lo demás, es una perdida de tiempo.

Un analista que no logre activar estas palancas, ha fracasado. Y no hay excusas.”No me dejaron”, “No saben”, “No tenía recursos”…. Excusas.  No hay empresa en el mundo que no quiera mejorar. La empresa espera de ti que actives ese cambio. Si no lo logras, porque no has entendido la empresa, la cultura, o no logras motivar a las personas con las que trabajas, es mejor buscar otra en la que puedas lograrlo. Pero, insisto, sin excusas. Porque donde uno ha fracasado, otro ha venido después y lo ha logrado, lo que significa que algo hemos hecho mal.

Seguramente estas lecciones sean evidentes o hasta absurdas. Pero en manos de una figura como inspiradora como Guardiola se han grabado a fuego en mi memoria, e intento aplicarlas en mi día a día. Espero que a tí también te sirvan como a mi, para ser mejor analista.

Post dedicado a Fran Gallego. Un tipo que, siendo madridista, tiene muchas de las virtudes de Guardiola.