Los Datos del Big Data

El Big Data, llegó para quedarse, es una (R)Evolución que está transformando la manera de vivir, trabajar y pensar.

Ahora, ¿Qué es el Big Data? Se dice de los conjuntos de datos de gran tamaño, en mayor proporción desestructurados, que resultan complicados de almacenar y manejar usando las aplicaciones tradicionales de bases de datos. El Big Data no es enseñarle a un ordenador a pensar como los seres humanos, sino que trata de aplicar modelos matemáticos a una gran cantidad de datos, para  inferir probabilidades y previsiones.

La digitalización ha sido y es lo que ha generado el rápido crecimiento de data a todo nivel, tanto organizacional, sectorial y de economías mundiales, sin excepción y esto nos sirve para extraer nuevos insights (El Oro), o crear nuevas formas de valor, para a su vez cambiar los mercados, las organizaciones, las relaciones entre los ciudadanos y los gobiernos, entre otras tantas.

Apenas estamos en el comienzo y esta Era del Big Data nos trae como reto la manera de vivir e interactuar con el mundo, tanto es así, que tendremos que acostumbrarnos a buscar correlaciones simples más que causalidades, de entender el “que” de las cosas y no el “porque”, y esto evidentemente nos costará, ya que los seres humanos por naturaleza buscamos el querer entender el porqué de todo lo que sucede a nuestro alrededor. Pero lo más importante es que la real (r)evolución no está en la maquinas que necesitaremos para almacenar toda la data, sino en la propia data y como usarla para nuestro beneficio.

Pero, ¿Y qué tanta data estamos generando? Cada día se generan más de 2,9 trillones de bytes de datos, esto equivale a 5.800 millones de discos duros de ordenadores de tamaño medio, lo cual impresiona cuando observamos que el 90% de toda la data mundial se ha generado en los últimos dos años y además que el 80% de esa data esta desestructurada. Si vemos el ejemplo en el mundo de internet, actualmente Google procesa más de 24 peta bytes de data al día, Facebook que es una compañía que no existía hace una década se suben más de 10 millones de fotos cada hora y su botón “Me Gusta” o el de comentarios se clica mas de tres billones al día o Twitter que en el año 2012 generó más de 400 millones de twetts al día. Toda esta data que se genera está creciendo mucho más rápido que las maquinas que las puedan almacenar y hasta de nuestra propia imaginación.

Y para entender todo este complejo tema voy a poner un ejemplo, Shigeomi Koshimizu es un profesor del Instituto Avanzado de Tecnología Industrial en Tokio, Japón, quien pensó en que la forma de sentarse de las personas podría convertirla en información valiosa y dirigió un estudio en el que media el contorno del cuerpo, la postura y el peso en más de 360 diferentes puntos a través de sensores en la silla de un coche. Con toda esta data obtuvo un código digital para cada individuo, en la cual un sistema era capaz de determinar con un 98% de probabilidades que persona era la que estaba sentada. Pero vosotros os preguntareis y para qué sirve esto?… pues actualmente se está desarrollando una tecnología antirrobos de coches, y se basa en este sistema para reconocer si la persona autorizada para conducir es la que está sentada al volante y le pida una contraseña o simplemente no encienda o detenga el coche. Otro uso es que dependiendo de la posición de sentarnos, el sistema induzca según los datos que estas fatigado y con una señal te haga detener el coche y descansar.

En resumen, si el  Big Data puede procesarse, analizarse y explotarse eficazmente, mejorará la productividad y la competitividad de las empresas, por lo que actualmente es una apuesta segura.