Email Marketing: No Pixel, No Party

Durante los últimos días se ha hablado mucho sobre la última actualización de seguridad de Gmail y su impacto sobre el email marketing. ¿Cómo vamos a medir la tasa de apertura de los emails? ¿En qué nos vamos a basar para optimizar nuestras campañas? ‘Que no panda el cúnico’, no es la primera vez que los amigos de Google nos juegan una mala pasada y como en ocasiones anteriores habrá que buscar nuevas opciones para conseguir la información que nos han quitado de golpe. Eso o cambiar el enfoque y trabajar con el resto de información que si podemos recolectar.

Lo primero es lo primero ¿qué supone esta nueva actualización de seguridad de Gmail? Básicamente lo que hace es cachear todas las imágenes que contiene un email para luego mostrárselas a los usuarios desde sus propios servidores. Este cacheado incluye los famosos pixeles de seguimiento que incluyen todas las herramientas de envío masivo de emails y que se utiliza para medir la tasa de apertura. Al cachear Gmail esas imágenes no se podrá recoger la tasa de apertura de una campaña, privando de una información muy valiosa a los responsables de las campañas de email marketing.

Entonces ¿qué podemos hacer para medir la efectividad de las campañas de email marketing? Bueno, lo primero que yo tendría en cuenta es que no todas las cuentas de correo que existen son propiedad de Google. Si que es cierto que la gran mayoría de cuentas personales son de Gmail y que no son pocas las empresas que utilizan Google Apps para crear sus cuentas de correo corporativo, pero no hay que olvidarse del resto de proveedores de correo electrónico que existen y que, de momento, no han anunciado que vayan a adoptar una política similar. Teniendo esto en cuenta no sería descabellado segmentar en las campañas entre las cuentas de Gmail y el resto de proveedores. En función del tamaño de tu base de datos podrás tomar como referencia la tasa de apertura de los demás proveedores de correo como válida.

Pero la solución anterior no deja de ser un parche en el que no podemos depositar toda nuestra confianza. Al final, esta situación es muy similar a la del ‘not provided’: si Google no te da el dato tendremos que apañarnos con lo que nos den. ¿Ha llegado el momento de olvidarse de la tasa de apertura de las campañas de email marketing y centrarse única y exclusivamente en el CTR? ¿Cambiaran los copys y los diseños de las newsletters ofreciendo menos información y más llamadas a la acción? El éxito de una campaña de email marketing no puede reducirse a la tasa de apertura, si unificamos la analítica específica de las campañas con el impacto en su web correspondiente con un buen etiquetado de las mismas podremos confiar más aun en datos como la tasa de conversión de esa campaña o los nuevos clientes generados tras un envío. Al final,  el que no ve la luz al final del túnel es porque no quiere 🙂